Mario Botta: Explora el origen de la vida en Art Basel Miami

7 marzo, 2019Emilia Stael
Blog post

Los valiosos contenidos con los que cuenta el Art Basel de Miami Beach no dejan de sorprendernos. Y este año en especial, ya que Revista Inhaus estuvo presente en esta emblemática plataforma de arte contemporáneo, y fuimos testigos de la audaz asociación de Art Basel con La Prairie y el aclamado arquitecto Mario Botta. Como uno de los medios invitados, tuvimos el privilegio de tener una entrevista exclusiva con el renombrado arquitecto suizo Mario Botta y fuimos partícipes de este importante evento que reúne a lo más destacado del mundo del arte, el diseño y la arquitectura y pudimos observar esta fabulosa alianza que se dio con motivo del lanzamiento del nuevo producto de la marca de lujo para el cuidado de la piel La Prairie – distribuida por Las Fragancias en Ecuador-, que encargó al arquitecto Botta, la creación de una arquiescultura única, inspirada en el origen de la vida.

Queremos invitarlos a que conozcan cada detalle de esta fascinante experiencia y que vivan, junto a nosotros, el placer de sumergirse en los confines de esta feria que se desarrolla en el deslumbrante distrito Art Déco, donde una exclusiva selección de galerías iconos en el mundo, provenientes de Norteamérica, América Latina, Europa, Asia y África presentan obras de los siglos XX y XXI.

La Prairie y el mundo del arte

La instalación se exhibió en el Pabellón La Prairie en Art Basel en Miami Beach, del 6 al 9 de diciembre de 2018. “Art Basel en Miami Beach marca nuestro segundo año de asociación con Art Basel, que creemos que es el lugar ideal para expresar el vínculo intrínseco de La Prairie con el mundo del arte, dijo Greg Prodromides, Director de Marketing de La Prairie Group. “Al desarrollar la última innovación de La Prairie, los científicos suizos en La Prairie intentaron identificar el origen del rejuvenecimiento, aislar y capturar el poder en el corazón del proceso de rejuvenecimiento. Es esta fuerza vital la que nos inspiró a participar en esta colaboración artística muy especial con Mario”, agregó.

Al diseñar una estructura escultórica a gran escala, que no solo está destinada a ser observada y admirada desde el exterior, sino que también se puede acceder y experimentar desde su núcleo, Mario Botta ha logrado captar la esencia de donde comienza la vida. Las elegantes lamas verticales de madera, alineadas en curvas orgánicas, casi femeninas, invitan al espectador a explorar lo que hay dentro. Una vez dentro, el participante experimenta el espacio entre paréntesis como un respiro del mundo exterior, un lugar donde el tiempo se detiene. Animado a sentarse en una silla, el espectador se convierte en parte del arte.

Un paisaje sonoro diseñado especialmente para la instalación envuelve al espectador y al participante con una composición de audio palpitante y silenciosa que realza la intimidad del interior similar a una matriz. A través de la ingeniosa pantalla de paneles diseñados, el participante espía a otro participante, sentado frente a él en un espacio curvo idéntico. Así, dos comparten la misma sensación, aunque solo fugazmente. “Quería que este momento global fuera mutuo, intercambiado de una manera personal y tranquila”, señaló Mario Botta. “La vida comienza en los espacios más cómodos e íntimos, y quería ofrecerle al espectador esa experiencia nuevamente, para ofrecerle la oportunidad de reflexionar sobre los orígenes de la vida”, continuó. De hecho, el trabajo de Mario Botta habla de una gran afinidad con la Escuela de Bauhaus, mostrando influencias claras de Le Corbusier, Carlo Scarpa y Louis Kahn. Líder de la “Ticino Tendenza”, o “Estilo Ticino”, caracterizado por cualidades precisas, formales y artesanales, Mario Botta se ha asegurado un lugar entre las principales tradiciones estéticas de la arquitectura contemporánea suiza. Se pueden ver ejemplos de este enfoque en el Museo Jean Tinguely de Basilea, el Museo de Arte Moderno de San Francisco, el Museo de Arte de Samsung en Seúl y la Galería de Arte Watari-Um en Tokio.

Su obra representa una simbiosis única de racionalismo, modernismo, consciencia de la historia, un homenaje al paisaje circundante y un énfasis en la naturaleza poética de la construcción.

Un diálogo exclusivo con Inhaus

Conversar con Mario Botta es un deleite, pues es de esas personas transparentes, encantadoras, con los pies bien puestos sobre la tierra, totalmente accesible, a pesar de ser uno de los grandes referentes de la arquitectura a nivel mundial. Nos habla de su trabajo en la arquitectura y define a esta rama como una actividad milenaria. “Que requiere renovación constante. Construir es una manera de dar forma a la historia al tiempo de uno”, comenta.

¿Qué te inspiró a hacer esta alianza con La Prairie?

“Me dijeron para hacer esta arquiescultura para el Art Basel en Miami y lo primero que vino a mi mente fue: ‘La Prairie aspira hacia la belleza’. Entonces pensé en una estructura mediática, que se diferencie un poco del resto de las propuestas en el Art Basel, para que las personas puedan acercarse e inspirarse en este nuevo tipo de belleza”.

¿Cuáles son las fuentes de inspiración que tienes para crear este tipo de obras?

“Normalmente durmiendo. Considero que el sueño es el mejor espacio para ello, el mejor espacio para pensar en problemas y las posibles soluciones. Es una consciencia parcial, porque se ven las ideas, se ven los sueños y luego el trabajo del día a día es la verdadera fuente de inspiración. Cuando se comienza a trabajar en el diseño es lo que nos da la esperanza; entonces se empiezan a hacer los primeros diseños y luego el trabajo configura lo que será el resultado final”.

¿Qué pasa con la forma? ¿Cuál fue tu idea detrás de esto?

“El Pabellón transparente de Atangibleyet. Un material, la madera de cedro, que desprende un olor distintivo. Un espacio para promover el encuentro entre personas. La Prairie expresa, a través de sus colecciones, la fusión perfecta de arte y ciencia”.

¿Cómo se expresa el origen de la vida en este pabellón?

“La escultura puede simbolizar un refugio, una matriz o una protección donde los huéspedes pueden encontrarse y experimentar nuevas sensaciones. Las láminas de madera transmiten una precaria condición de opacidad y transparencia y los elementos modulares otorgan un efecto moiré si se ven desde la distancia. La idea es ofrecer formas y materiales sencillos para hacer frente a las emociones y establecer un diálogo con los invitados. Para mí, como arquitecto, el arte siempre necesita un propósito. En mi colaboración con La Prairie, quedó claro, desde el principio, que no solo crearé una escultura, sino también un espacio en el que la gente pueda experimentar y sumergirse en él”.

¿Qué deseas que la audiencia sienta al entrar en esta arquiescultura?

“Un momento para que uno mismo experimente el regreso a su origen, la sensación de estar en el vientre. La persona que está de pie o sentada en la arquiescultura puede reflexionar y encontrarse consigo mismo”.

¿Qué material usaste para esta obra de arte?, ¿por qué esta elección específica?

“El trabajo está hecho de madera de cedro. Yo elijo este material por su carácter noble y fino. La madera de cedro tiene un olor maravillosamente discreto y se complementa a la perfección con el diseño del stand de La Prairie”.

Háblanos sobre el proceso creativo de esta obra de arte. ¿Qué etapa del proceso disfrutaste más y por qué?

“Comencé con algunos bocetos de estudio y luego los modelos en cartón y madera. Seguí intentando una y otra vez hasta que sentí que había encontrado la relación más apropiada con el salón La Prairie. La etapa emocionante del proceso creativo viene con la intuición de haber logrado una solución viable”.

¿Cuándo supiste que querías ser arquitecto?

“Cuando era niño, pensaba que estaba mucho más relacionado con las imágenes porque yo diseñaba mucho. Pero sucesivamente, cuando empecé los estudios, tuve que decidir lo que iba a hacer, pude haber sido fotógrafo o pintor, pero la vida me llevó a ser arquitecto”.

 Hablas mucho sobre el tiempo. La Prairie se esfuerza por ofrecer a las mujeres una belleza atemporal. A través de tus creaciones, creas arte para quedarte y trascender en el tiempo. ¿Por qué es tan importante para ti la noción de tiempo?

“La noción de tiempo es inseparable de la de la memoria. Recurrir a la memoria le da medida al tiempo en la modernidad de la invención y permite establecer una relación entre la nueva realidad y una historia que nos pertenece, como lo es la historia de la humanidad en general. El territorio de la memoria desempeña un papel decisivo en el proceso de planificación arquitectónica actual, dado el contexto histórico específico en el que vivimos y el hecho de que sus modelos se ven inevitablemente influenciados por el apresuramiento constante y la velocidad de los cambios”.

Cuéntanos sobre la Fondazione Teatro dell’Architettura. ¿Cuál es la idea detrás de este lugar y qué desea expresar?

“El Teatro de Arquitectura se encuentra en el campus de la Academia de Arquitectura de Mendrisio para resaltar las investigaciones en el campo de la arquitectura, no estrictamente limitadas a la actividad docente. En este período de globalización, es un instrumento para investigar las afinidades electivas con otras disciplinas: artes visuales, biología, neurología y, más en general, las fronteras de las actividades científicas que representará el nuevo Teatro de Arquitectura, como el primero de su tipo. La nueva identidad de la escuela: un laboratorio de ideas y eventos, un lugar de experimentación, un instrumento contemporáneo que actuará como un sismógrafo capaz de registrar y transmitir tendencias en curso”.

María Cecilia: Eres una inspiración para nosotros.

Mario: “Gracias, próximamente debemos vernos en Ecuador”.

María Cecilia: Queremos invitarte a Ecuador, porque nos encantaría transmitir lo que hablas de la obra. Muchos arquitectos me dijeron: ‘Él fue mi inspiración’, así que te esperamos con los brazos abiertos.

Mario: “Ya estuve en Ecuador dos o tres veces, siempre con muchas ganas de estar allá. Hice una conferencia con la Universidad Católica, así que sí puedo regresar”.