Apitatán: Los murales que dan color a Ecuador

4 agosto, 2019Nicolas Provoste
Blog post

Texto por: Natalie Fuentes

Poco conocido como Juan Sebastián Aguirre, nos abrió las puertas de su exposición Huasipichay para contarnos sobre su trayectoria como artista urbano en el país y en el mundo.

Primera vez que abarcamos una sección de arte y cultura, y con quién mejor que hacerlo que con Apitatán, quién nos dio la oportunidad de conocer: “..una selección de obras que vayan en torno a las aristas que definen mi trabajo: el autorretrato, lo cómico, lo satírico. Hay unas más profundas, otras con aspectos de la poesía o lugares muy íntimos como lo son mis cuadernos de dibujo, mis boceteros y sin duda, trabajos ligados al tema de las creencias más mestizas, la música, todo lo que define nuestra cultura…”.

El mundo del arte es un espacio sin límites, donde rompemos los esquemas mentales y nos permitimos sentir a partir de lienzos, colores, texturas, formas; es un respiro para el alma. En este caso, descubrimos cómo Apitatán ha logrado plasmar su ser en cada obra:

Mi arte es un reflejo de mi propia esencia la cual está bastante ligada a una búsqueda de identidad. Siento que como mestizo ecuatoriano que habita este siglo y estas tierras, vivimos una carencia de identidad muy marcada, fruto de la globalización. Estamos en un momento en el que consumimos la misma música, la misma vestimenta, la misma comida que en todo el planeta… pienso que en la diversidad está la riqueza y sobre todo en un país pluricultural como el nuestro, es importante mantener esas tradiciones y la esencia que nos hace únicos para tratar que esas cosas permanezcan”.

Gracias a artistas como Apitatán, el país y algunas partes del mundo han podido llenarse de color y reemplazar los espacios grises por murales que cuentan historias. “Cuando pintas en el espacio público, tienes una interacción con la gente y es única. Es algo que no sucede en el taller, sino que es exclusivamente de la calle. Esa democratización del arte es lo que a mí me llama mucho la atención porque lo ponemos en un lugar donde no existe precio para entrar y no existen horarios de visita, sino que está expuesto todo el tiempo. No importa si tienes o no educación en el tema, si eres entendido o no en el arte, igual puedes disfrutar de las imágenes que están puestas en la calle”.

Cuando un trabajo es auténtico y sincero, los resultados hablan por sí solos. Así Apitatán confió en su potencial y en el mensaje que está detrás de cada pieza, logrando que el Ecuador tenga su firma en distintas provincias hasta llegar a lugares como Wynwood Walls en Miami. Conocer al artista y su día a día, nos dio la esperanza de permitirnos conectar con más personas, abrir más espacios de introspección y darle apertura a nuestras sensaciones a través del arte.