Miami: Un lugar para la arquitectura y la moda

8 noviembre, 2018Juan Sebastian Neira
Blog post

Definitivamente Miami es la capital de la arquitectura contemporánea, un paraíso para gozar de diseños y propuestas, aquí se condensa una explosión de arquitectura global, se vive un renacimiento de los bienes raíces, y un desarrollo urbano particular con arquitectos y urbanistas de peso internacional.

Tuve la oportunidad de encontrarme con un talento llamado Juan Diego Amaya, de nacionalidad Colombiana, vive en esta ciudad desde hace dos décadas. Graduado de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Miami, tiene un master en diseño urbano y mantiene una compañía llamada “Amaya Desing Studio”, con más de 10 años de experiencia remodelando y construyendo casas y apartamentos en el área de Miami y Key Biscayne.

“Nací arquitecto y diseñador. Desde pequeño me gusta lo mismo que me gusta hoy, que es dibujar y diseñar”

De carácter reservado y algo tímido comenta, “la mejor publicidad de mi trabajo son mis propios clientes quienes luego de su experiencia recomiendan directamente mi trabajo”.

Con un estilo de líneas no modernas pero si contemporáneas sencillas y simples, hace uso de materiales que

hablan por sí solos, la madera es un material que está presente en la mayoría de sus proyectos.

“Yo no me invento nada, ni soy diseñador único, aprovecho los recursos a mi alrededor y cualquier frase de inspiración es suficiente para desarrollar el siguiente proyecto, no impongo nada que el cliente no quiera, mis obras tienen mi sello personal”. “Todas mis obras parecen hijos míos”.

Desde esta calidez que Juan Diego emana, no me pude perder conocer su casa que es la expresión personal y directa de su arte. Ubicada en el Design Distric de Miami construida hace 8 años, cuando este barrio era más bien un barrio de transición, en recuperación, difícil de predecir su futuro como tal, tanto para negocios mucho menos para vivienda. Sin embargo Amaya se atreve a construir y lo hace en solo 8 meses explayándose con una infinita riqueza en 850 metros cuadrados.

En cuanto la veo tengo que admitir inmediatamente que resalta y llama la atención del transeúnte, de fachada sencilla y abstracta a la vez, delineada por una arquitectura que es innovadora donde muchos se preguntan si es una tienda o una residencia.

En su interior se encuentra una mezcla dinámica, formulada con la exacta proporción para combinar y balancear el trabajo y el “relax” del hogar.

Los exquisitos materiales combinados con creatividad como el piso de mármol turco, y las piedras italianas en las paredes de los baños, el trabajo de carpintería a lo largo de repisas y gavetas que a simple vista se ve que son hechas a medida para cada espacio.

Esta experiencia multi visual y táctil se la vive al contacto de materiales que también participan en la decoración como cuero, lino, seda, terciopelo, complementado con el roble blanco usado para la cocina y los baños, mientras maderas exóticas como marfil son utilizadas en piezas de muebles para resaltar determinadas áreas.

No podía faltar la alta tecnología para garantizar la completa comodidad de un lugar tan exquisito, desde

un panel computarizado se controla la temperatura, la luz, las cortinas, y alarmas.

Tengo que confesar que aquí se percibe y se respira el equilibrio armonioso de una creación urbana lista

para ser habitada y disfrutada.

Juan Diego es un referente del arte, de la arquitectura, de la innovación y del diseño; pude ver que en su casa convergen la belleza, el buen gusto y por supuesto la arquitectura del futuro.