CLARE BONNARD

12 julio, 2018
Blog post

“En mi cabeza no había lugar para miedos ni dudas, sólo para la meta que estaba fija en mi mente: abrir mi propio negocio”
Portadora de la antorcha olímpica, school and house captain, portadora de la bandera olímpica en sexto grado y sexto año, y medalla filantrópica. Desde bien pequeña, Clare Bonnard ha buscado la excelencia y la realización personal, y más adelante ha sabido abrirse camino en un sector de predominancia masculina.

Está graduada en finanzas y en administración de empresas por la University of Miami (UM), ciudad en la que posteriormente trabajó como stock broker y mortgage broker y creó su propia empresa en 2007: A’Lure International. En 2008 regresó a su natal Ecuador para dedicarse a la consultoría financiera y, en 2011, abrir A’Lure International en Guayaquil.

Así es Clare Bonnard, una mujer que disfruta cada segundo de su profesión en el mundo inmobiliario de Ecuador. Se autodefine como “soñadora, trabajadora, inteligente, apasionada, transparente y leal” y disfruta del deporte, viajar, la lectura y su familia.
Ama a su familia y admira a sus progenitores: “Mi familia es el centro de mi universo, son el pilar de mi vida. Mi fortaleza y mi debilidad. Mis padres van a tener 36 años de casados y somos 4 hermanos, de los que yo soy la mayor y la única mujer. Mis hermanos son lo que más quiero en este mundo, mi padre todo lo que busco en un hombre y mi madre mi ejemplo de mujer”

Cuando eras pequeña, ¿qué querías ser de mayor?
“Quería ser una empresaria exitosa como mi padre y una mujer sin igual como mi madre”

¿Cuándo te diste cuenta de que el mundo inmobiliario sería tu profesión?
“Al experimentar lo increíble que es la sensación de ver materializado lo que un día solo estuvo en tu cabeza. Y al saber que en el proceso le brindas un servicio a la comunidad y eres parte, y aporte, del desarrollo e infraestructura de tu ciudad”

¿Cuál fue la reacción de tu papá al saber que querías trabajar en su mismo rubro?
“Habría que preguntarle a él para saberlo con certitud, pero yo lo veo contento. Creo que el sueño de todo padre es compartir su visión con sus hijos y que trabajen a tu lado”

¿Quién es tu referente profesional? ¿Y alguien que sea tu gran pilar en la profesión?
“Mis padres. Mi padre es mi ejemplo de rectitud y de trabajo duro, de perseverancia, mi ejemplo de que todo se puede y de que con perseverancia no hay donde no se pueda llegar. Mi madre es mi ejemplo de nobleza, de valores y de amor incondicional. Ellos son todo lo que hoy por hoy ha moldeado mi personalidad y me ha convertido en la profesional que soy” (…) . Encuentra el artículo completo en nuestra revista Inhaus #14