Constructora OBRUM: Una trayectoria de prestigio

29 noviembre, 2018Juan Sebastian Neira
Blog post

Obras que inspiran el cambio

Con cerca de 30 años en el mercado ecuatoriano OBRUM es reconocida como una de las constructoras más prestigiosas del país. Fundada y Presidida hasta la actualidad por Vicente Herrera, empresario que tuvo la visión de transformar la ciudad de Quito y construir áreas comerciales en sus principales avenidas, OBRUM busca reinventarse y adaptarse constantemente a la demanda del mercado.

Actualmente la segunda generación de la familia está a cargo de áreas estratégicas como administración, arquitectura y proyectos.

La arquitecta Michelle Herrera conversó con INHAUS y nos contó todos los detalles sobre la historia, trayectoria y nuevas propuestas de la empresa.

¿Cómo nace OBRUM?

Mi padre, Vicente, es el fundador y presidente actual de la empresa. Él impulsó a la segunda generación a prepararse para realizar el traspaso de responsabilidades ante un inminente cambio generacional donde mis hermanos y yo nos dividimos responsabilidades en tres áreas estratégicas de administración, arquitectura y proyectos.

Actualmente, ¿cuántas personas conforman el equipo?

Somos un equipo de 90 personas y todos nos movemos por un principio: reconocer el talento de cada individuo, lo que suma esfuerzos para obtener el mejor resultado.

¿Cuál es la principal característica que los diferencia de la competencia?

Mi padre desde pequeños nos decía: “No puedes vender nada que tú mismo no estés dispuesto a comprar”. Cuando mis hermanos y yo asumimos nuestros roles como segunda generación de la empresa, empezamos a crear productos que en concepto nos enamoren a nosotros para así cautivar al cliente potencial.

Cuéntanos más sobre su concepto de calidad.

En nuestros proyectos replicamos el método ‘Kaizen’, herramienta administrativa que busca una mejora continua en todos los aspectos de la organización incluyendo no solo al cliente final sino también a nuestro cliente interno.

Buscamos calidad en todo momento, desde la selección de nuestros lotes para entender la zona en la que se va a desenvolver el proyecto, en la etapa de diseño utilizando tecnología de punta hasta en la obra. Nuestra calidad se traduce en los materiales que usamos y la calidad responde a tener los estándares más altos del mercado.

Se han especializado en el diseño y construcción de locales comerciales. ¿Cómo delimitaron su campo de acción?

Mi padre inició hace más 28 años con la construcción de área comercial para alquiler y venta. El mercado es cada día más exigente, siempre tenemos nuevos retos tanto que hoy hemos evolucionado para establecernos como una constructora que presta un servicio completo en edificios de oficinas, diseñados con especial atención al usuario. Incorporamos la tecnología para satisfacer y facilitar el día a día de los ejecutivos manteniendo los estándares más altos del mercado internacional. Con “Coelho Living” incursionan además en la construcción de vivienda.

Una vez más buscamos responder a la demanda del mercado. Con este proyecto presentamos un concepto de vivienda diferente en Cumbayá – Quito: áreas amplias, con una línea de diseño elegante, lo llamamos “vivienda boutique”, son pocas unidades, bien ubicadas, con muchos amenities que aportan positivamente hacia la calidad de vida de nuestros clientes.

Hablemos sobre Michelle Herrera, la arquitecta.

¿Cuál fue tu primer acercamiento al mundo laboral?

Pude trabajar en México para la Autoridad del Espacio Público (AEP) con Felipe Leal, un arquitecto de mucha trayectoria en ese país, que fue reconocido por el plan de reordenamiento urbano que se realizó para la Universidad Autónoma de México (UNAM), un campus que fue declarado Patrimonio de la Humanidad desde el 2007.

Fue una experiencia enriquecedora que me enseñó acerca de la responsabilidad que tenemos como arquitectos y planificadores para aportar a nuestra ciudad, valorando su memoria histórica y su contexto.

¿Cómo decides ser parte de OBRUM?

Luego de la conclusión de un par de proyectos en Ciudad de México, sentí que debía regresar a Quito para tener una experiencia laboral en mi país, antes de realizar mi maestría en Italia (Arquitectura y Urbanismo en la Domus Academy en Milán).

Recibí un par de ofertas laborales en México pero decidí apostarle a mi empresa; el camino de los emprendedores no es fácil, pero definitivamente fue la mejor decisión que pude hacer en mi vida.

Mi familia me dio la fortaleza para empezar un camino donde poco a poco me fui ganando su confianza y pude aceptar el desafío de ser la segunda generación al mando.

¿Cuáles son tus funciones actuales en la empresa?

Actualmente estoy a cargo del área de diseño y arquitectura. Junto a mi equipo de trabajo, desarrollamos los proyectos desde su concepción hasta su definición y ejecución. Desarrollamos varios tipos de proyectos ya sea en escala arquitectónica hasta interiores de locales comerciales, oficinas llave en mano y mucho más.

Cuéntanos sobre tu experiencia en la docencia.

Soy docente desde hace algunos años y creo que ha sido una de las experiencias más enriquecedoras que he tenido. Vivimos en un estado de bombardeo visual de imágenes, en el que se vuelve indispensable nutrir y desarrollar el pensamiento crítico de las generaciones futuras.

Como resultado de mi experiencia laboral y como docente, desde hace dos años me vinculé al Comité Académico de la Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito (BAQ) que se llevará a cabo en noviembre próximo; una bienal que no habla del arquitecto, sino de la obra arquitectónica en toda su complejidad.

“Un buen arquitecto debe saber …”

Que es un dibujante de sueños, así como lo define Grace McGarvie, un arquitecto debe ser íntegro en lo que hace y proyecta, comprometido con sus ideas, responsable con sus clientes y los recursos disponibles. Nuestra profesión es muy dinámica porque ningún proyecto se repite dos veces y esa condición nos obliga a salir de nuestra zona de confort para innovar en cada uno de ellos.

¿Cuál dirías que es tu mayor anhelo?

Sueño con un ciudad más verde, donde arquitectos y urbanistas demos la importancia a un gran proyecto llamado ciudad, donde no limitemos el diseño a cada proyecto sino que vayamos más allá y que aportemos con espacios de calidad para los ciudadanos y sus usuarios.

Me encantaría tener la oportunidad de diseñar un museo, una escuela, centros culturales, espacios donde la gente pueda nutrirse, donde se pueda promover el aprendizaje y que sean catalizadores de un cambio en la sociedad.

Un proyecto icónico: CORPORATIVO 194, el primer edificio

del Ecuador certificado como LEED PLATINUM

El movimiento mundial de la certificación LEED llega a OBRUM, ¿qué hace falta para certificar un edificio con el nivel Oro y posiblemente Platinum?

La certificación LEED (Leadership in Energy and Enviromental Design) evalúa cinco categorías que son: desarrollo sostenible, ahorro de agua, selección de materiales, eficiencia energética y calidad medioambiental interior.

Ha sido un esfuerzo en conjunto entre el equipo de Arquitectura y nuestros proveedores. Cada material seleccionado

debe cumplir con estándares avalados por el USGBC (U.S. Green Building Council). Contamos con excelentes acabados y actualmente eso nos ha hecho acreedores a la pre certificación nivel Oro y estamos en camino al nivel Platinum, el nivel más alto de todos.

CORPORATIVO 194 va a ser el primer edificio del Ecuador que tenga este nivel de certificación.

060 / ARQUITECTURA

Un edificio verde que seguramente motivará a quienes lo ocupan. ¿Cómo comenzó el proyecto?

CORPORATIVO 194 nace de SANTA FE Torre Corporativa, un edificio que construimos en el 2013 con una visión sostenible en su equipamiento, pero en ese momento LEED era una certificación desconocida en el Ecuador.

Hoy estamos con los manuales listos para que sus ocupantes formen parte de esta tendencia en la adecuación de las oficinas y que a su vez las empresas también se beneficien de esta certificación a nivel interno. Es por eso que como constructora inspiramos el cambio, pensamos en green.

¡Un edificio transparente! ¿Qué debemos esperar en lo visual, funcional y en su interacción y adaptación con el entorno?

El proyecto es transparente y vamos a instalar una fachada frontal de vidrio cámara termoendurecido. El rooftop y los balcones de cada piso van a contar con vegetación endémica y nativa no solo de Quito sino de toda la Sierra Andina.

Un árbol con aire puro en medio de una jungla de concreto, ¿lo podemos describir así?

Por supuesto, lo que buscamos es generar a partir del concepto de la biofilia (amor a la vida) acercar la naturaleza al edificio generando oasis urbanos en cada uno de los pisos. La vista panorámica desde el rooftop invitará a los ejecutivos a trabajar en un ambiente diferente que promueva la comodidad y creatividad.

¿Cuándo concluye la construcción?

Entregaremos el edificio en diciembre de 2018 para adecuaciones de las empresas que ya son parte de este proyecto. La apertura del edificio se proyecta para el 2019.