Andrea Pérez Hoyos: Rompiendo esquemas

14 marzo, 2019Emilia Stael
Blog post

Es indiscutible el efecto que logran los diseños de Adriana Hoyos Furninshings, donde un confort sofisticado en cada espacio es, sin duda, su carta de presentación. De la misma manera es indudable ese nuevo aire que Andrea Pérez ha conseguido imprimir, como sello muy propio, en cada producto de la firma. Su impecable gusto, afianzado por sus conocimientos de diseño, e incluso de moda, ha sido un pilar fundamental para que esta organización de trascendencia internacional diera un importante paso hacia una era de mayor evolución al momento de crear nuevos proyectos.

De la mano de los grandes

Andrea estudió en la Universidad de Savannah College of Art & Design en Savannah, Georgia. Luego de 4 años, se graduó con una beca deportiva por el golf –deporte que practica- y con una beca artística. “Al terminar la carrera, me fui a cumplir mi primer sueño: Vivir y trabajar en New York. Ahí trabajé en 2 firmas, la primera de mucho prestigio, Piero Lissoni Associati, donde puedo decir que tuve la gran satisfacción de estar involucrada en el diseño del Ritz Carlton Miami Beach, específicamente en la conceptualización y diseño del spa. Después decidí cambiar mi rumbo a una ‘Start-Up’, llamada Homepolish. Ahí tuve una oportunidad espectacular de trabajar como la mano derecha de diseño para Noa Santos, el fundador de la empresa. Mi labor específica era la de manejar los clientes VIP de la firma, que incluían personajes como Emily Weiss, Leandra Medine, y empresas como Nylon Magazine, Rent the Runway y Bo-Concept. Diseñamos conceptos innovadores y distintos, lo que nos llevó a publicar nuestro trabajo en revistas como Elle Magazine (September Issue), Nylon, Vogue y Robb Report. Después de estar en New York, regresé a Ecuador para unirme al negocio familiar”. Y es ahí cuando empieza su trabajo con otra de las grandes referentes del diseño interior: su mamá.

Mantener un trabajo impecable en una empresa de tan importante trayectoria, como Adriana Hoyos, no debe ser una tarea fácil, pero Andrea ha logrado asumir ese desafío. “Mi mayor reto como segunda generación en la empresa es la innovación y la creatividad para mantener el ADN de Adriana Hoyos en lo más alto, pero con una fuerte evolución tangible. El prestigio y la trayectoria son anclas para poder tomar riesgos y presentar diseños únicos en la industria, pero al mismo tiempo marcan una gran responsabilidad en mi trabajo. Siento un compromiso enorme y en especial, una intensa motivación de seguir los pasos de mis padres, pero con sueños muy grandes para dejar un legado de diseño latinoamericano en el mundo”.

Una misión que cumplir

Conversemos sobre las líneas Ten y Rumba.  ¿De dónde nace la inspiración de cada una de ellas y a qué responden sus nombres? 

“La colección TEN tenía como motor principal ‘romper esquemas’ al celebrar la décima colección de AH, queríamos presentar al mercado una propuesta más moderna y atrevida. Sus pilares de inspiración fueron la moda (en el 2015 se puso en tendencia la idea de mezclar épocas en un mismo atuendo, creando un estilo ecléctico), la Amazonía por sus curvas atrevidas en los ríos, la fauna y la flora; vimos mucho la arquitectura de Zaha Hadid y Oscar Niemeyer, donde las estructuras son portantes, es decir, permiten visualizar lo que las sostiene, y por último, la incorporación de nuevas tecnologías a nuestra fábrica -importamos CNCs (Computer Numerical Control) modernos, es decir, máquinas de centros de trabajo computarizados-, que nos permiten crear formas únicas en el mobiliario.

Para Rumba, en cambio, el sentimiento que buscábamos transmitir era de fiesta, de celebración latina. Volver a las raíces de Adriana Hoyos en cuanto a rasgos de diseño y materias primas, pero con una evolución en formas y proporciones. Es una colección con muchos detalles de ‘atelier’, con botones, costuras únicas y una fresca presentación de colores y telas atrevidos. Tiene un aire muy tropical, aunque también puede ser urbana y casual, todo depende de los acabados y telas que se escojan para cada pieza. Rumba ha logrado un gran impacto desde su lanzamiento, en abril. Realmente me siento orgullosa de esta colección”, recalca Andrea Pérez Hoyos sobre estas líneas que representan una importante evolución de la firma, sin dejar de lado la atemporalidad que la caracteriza.

El arte de saber vivir

Su buen gusto y determinación para emprender con éxito cada proyecto que se fija dentro de la empresa, nos permite corroborar que es una mujer actual, que ama tomar retos, a quien le gusta atreverse a más.

“Cuando me preguntan por mi estilo, me resulta difícil responder, pues por naturaleza me gusta moverme entre estilos de moda, dependiendo de la ocasión. No me considero una persona elegante, sino más bien vanguardista; no busco ‘estar a la moda’, sino crear historias con mis outfits. Soy una persona atrevida, a quien le gusta tomar riesgos (literal, me gusta el skydiving y la aventura). Me encanta la música en vivo, el teatro, los festivales de arte y los mercados callejeros. Soy fanática de explorar y de hacer turismo imprevisto (no seguir el mapa). No sigo mucho las instrucciones, pero me fascina resolver problemas e inventar métodos para disfrutar de las cosas. Soy deportista, juego golf y me encanta el gimnasio, esquiar y bailar. La gente me ve como una persona dinámica, a quien la puedes invitar a una meditación de luna llena o a un concierto de rock… en fin, soy vividora. Todo lo que pueda generar inspiración en mi vida, me encanta”.

El marketing, la moda y la fotografía están, de igual manera, entre sus mayores pasiones. “Disfruto también hacer bocetos y escuchar o participar de conferencias”, nos cuenta.

¿Con qué corrientes del diseño interior te identificas más? 

“Me identifico con diseños con vida, no necesariamente con un estilo específico. Me inclino por los diseñadores que buscan contar historias con sus creaciones. Me gusta el diseño minimalista, pero no lo aplico en interiores, amo el diseño ecléctico europeo y sigo mucho el diseño japonés cálido… La verdad yo defino un estilo en cada proyecto que trabajo, dependiendo de los gustos del cliente y sobre todo, de sus objetivos”.